Buscar este blog

Cargando...

jueves, 23 de septiembre de 2010

¿Cuántos Dioses hay?

     Pablo manifestó, “para nosotros sin embargo sólo hay un Dios, el Padre, del 1537 [que viene de, de*] cual proceden todas las cosas y nosotros somos para Él; y un Señor Jesucristo por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de Él.” (1 Corintios 8:6)

NOTA INFORMATIVA:
* Cada vez que usted véa éste símbolo: * la cita ha sido tomada del Thayer’s Greek-English Lexicon.
H El antiguo Testamento fue originalmente escrito en Hebreo. El nuevo Testamento es mayormente encontrado en Griego. Un hombre de nombre James Strong tomó todas las palabras en Griego y en Hebreo usadas en la Biblia y las puso en orden alfabético y le aplicó un número a cada palabra. Los pequeños numerous del Strong usados después de cada palabra, representan una palabra Griega o Hebrea que ha sido traducida al Español. Cuando usted véa un número como éste: 1096 en este libro, representa la misma palabra Griega o Hebrea, no importa qué palabra en Español haya sido escogida por sus traductores.
¤ Cada vez que usted véa éste símbolo: ¤ la cita ha sido tomada del Brown Driver and Brigg’s Hebrew Lexicon.

¿Cuántos Dioses hay?
     Como se puede observar en 1 Corintios 8:6, el testimonio de las Escrituras acerca de Dios completamente desaprueba la doctrina de la trinidad y el binitarismo. Esta doctrina como es manifestada por muchas iglesias, enseña que hay tres mutualmente iguales (igual en cada respecto y estilo), coeterno (de la misma edad), omnisciente (que sabe todas las cosas, omnipotente (que todo lo puede, todopoderoso) Dioses, quienes no son tres dioses más uno solo. No se necesita ser un genio para figurarse que esta idea no tiene sentido del todo. De esta manera los propagadores de éste rótulo de doctrina con la palabra misterio, manifestando que nosotros nunca podremos entenderla. De esta forma Satanás ha engañado a muchas personas en creer esta falsedad sin comprobarla por nosotros mismos. La nueva moda ahora son los ministerios o grupos binitaristas (o sea, la creencia en dos Dioses absolutos).
     Nosotros debemos ser como los nobles bereanos a quienes Pablo escribió. “Y estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” (Hechos 17:11.)
     La Biblia revela claramente el carácter y muchos de los atributos de Dios, el Padre, y su Hijo Yahshúa el Ungido. De cualquier forma, la Biblia nos revela que somos libres y requeridos a examinarla completamente.Porque las cosas invisibles de El, su eterno poder y deidad se hacen claramente visibles, desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusas.” (Romanos 1:20) Nosotros estamos sin excusas si desdeñamos tan francas enseñanzas de la palabra de Dios.
     No nos convirtamos en uno de esos que rechazan la sabiduría, porque las Escrituras manifiestan claramente que si hacemos esto, Dios nos rechazará. Mi pueblo fue destruido, porque le falto conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también Yo me olvidaré de tus hijos.” (Oseas 4:6)
     Con la idea de los tres dioses en uno, el plan de redención es frustrado con tantas innecesarias contradicciones. El hecho que Dios nos amó tanto que nos dio a su Unigénito Hijo ha sido ocultada por esta doctrina trinitaria. Con esta idea el Dios Padre nunca arriesgó nada en darnos a su Hijo porque ellos demandan que Cristo no tuvo posibilidades de haber pecado, de esta manera nada podría haber estado en peligro. Además, también para aquellos que ahora se aferran a su teoría binitarista, les decimos que si Dios no puede morir (ver 1 Tomoteo 6:16, 17), Cristo no pudo haber sido expuesto a morir bajo ninguna circunstancia. Sin embargo, Cristo dijo: Yo el que vivo, y estuve muerto.” (Apocalipsis 1:18) Si Cristo no murió, nuestra fe es en vano; “y si Cristo no resucitó [de los muertos], vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados” (1 Corintios 15:17).

     Dios nos amó tanto que Él dio, cedió a su Unigénito para que nosotros podamos reconciliarnos en Él. “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos vosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas?” (Romanos 8:32).

     Notemos un comentario muy atinado de un antiguo autor cristiano norteamericano: “Para creer esa doctrina [la trinidad], cuando leemos las escrituras debemos de creer que Dios se envió El mismo a la tierra, murió para reconciliar el mundo con El mismo, se resucitó El mismo de los muertos, ascendió El mismo al cielo, pidió ante El mismo en el cielo a reconciliar al mundo con El mismo y El es el único mediador entre el hombre y El mismo… debemos de creer también que en el jardín [Getsemaní] Dios oró a si mismo a dejar pasar la copa de El mismo y otras miles de cosas absurdas.” (J. N. Loughborough, Review and Herald, volumen 18, página 184, Noviembre 5, año 1861.)

     Hay muchas cosas que son duras de entender en las Escrituras, pero esté seguro que Dios nunca nos exige que creamos imposibilidades. Aquellos que mantienen la doctrina de la trinidad están seguramente adorando a otro Dios como estuvieron los siervos de Baal haciendo esto; ellos están posiblemente ignorando, rompiendo el primero de los 10 mandamientos de la Ley de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada